Somos lo que subimos a las redes

0
16 views

En este momento pocos recuerdan cómo era vivir sin redes sociales. Antes la utilizaban solo para reencontrarse y compartir fotografías con familiares y amigos, pero poco tiempo después se convirtió en una herramienta esencial para las compañías posicionar sus marcas, y por supuesto, para el individuo conseguir nuevas oportunidades profesionales.

Algunas personas deciden abrir dos cuentas separando su vida personal de la profesional por temor a publicar algo equivocado que le pueda afectar en el ámbito laboral, pues más del 50% de los reclutadores y gerentes de recursos humanos utilizan las redes sociales para conocer a futuros candidatos y más 80% de las personas buscan productos y servicios a través de las redes, explica Wendy Acevedo, Consultora y Digital Project Manager.

“Un perfil profesional en redes sociales, con contenido inadecuado, una mala reputación o hasta descuidado o un perfil desactualizado, puede representar la pérdida de oportunidades y afectar tus perspectivas laborales futuras. Esto demuestra que las redes sociales no solo son herramientas para hacernos saber qué está sucediendo en la vida de otras personas o estar en contacto con amigos, sino que son la puerta al mercado laboral más grande que existe actualmente”, agregó.

Aun así, la experta manifestó que lo personal y lo profesional pueden convivir en una misma cuenta de red social, y solo se necesita hacerlo estratégicamente, por lo que enumeró a Que Pasa algunos tips con los que se puede lograr ese equilibrio de una forma eficaz.

  1. Lo primero que te recomendaría es invertir en construir una marca personal. En el proceso de construcción de una marca personal interviene el auto conocimiento personal y profesional. En base al mapa de ruta que se extrae de toda esta información se crea un plan de comunicación que te da pautas sobre qué debes comunicar, cuándo y dónde.
  2. Usa tu contenido personal para humanizar tu perfil profesional. Puede hacerle saber a tus seguidores quién eres publicando fotos tuyas, pasatiempos, a quien admiras, parte de tu personalidad, etc. Pero no seas demasiado personal, solo muestra lo suficiente para interactuar con ellos.
  3. Puedes compartir fotografías de tu familia o amigos, pero conéctalo con un tema que esté relacionado con parte de tu vida profesional, por ejemplo, comparte una fotografía de tu madre y cuéntales a tus seguidores cómo ella te ha inspirado y apoyado para ser el profesional que hoy eres. “Las redes sociales no se tratan solo de atraer a más personas a tu red. También es una forma de encontrar nuevas oportunidades, contactos y colaboración. Si las usas de forma adecuada para dar valor con contenido, información, asesoramiento profesional u otro, entonces se convertirá en un activo profesional”, destacó Acevedo.
  4. Es importante recordar que somos lo que subimos a nuestras redes sociales para quien no nos conoce más allá de estas plataformas.